La Patrulla Fronteriza de EE.UU. presentó hoy su nueva estrategia nacional para los próximos cuatro años, centrada en "mitigar los riesgos" y mejorar su agilidad, en momentos en los que desciende la inmigración ilegal.

Esta nueva pauta, la primera en ocho años, subraya además el uso de la información de inteligencia para proteger las fronteras y aumentar la colaboración con otras estrategias paralelas, como la lucha contra las drogas o la delincuencia trasnacional.

También busca optimizar el esfuerzo en recursos humanos que se ha realizado en los últimos años, ya se que se han duplicado los efectivos hasta llegar a los 21.000 agentes.

El director de la Patrulla Fronteriza, Michael Fisher, explicó hoy en una audiencia ante el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes que la nueva estrategia pretende mejorar los resultados obtenidos en los últimos cuatro años.

Desde el año fiscal 2008 se ha reducido en un 53 por ciento la inmigración ilegal fronteriza, según apuntó.

"De acuerdo con los informes sobre el crimen de 2010 realizados por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), los crímenes violentos en los estados fronterizos del suroeste se han reducido en un promedio de 40 por ciento en las últimas dos décadas. En la actualidad, algunas de las ciudades más seguras en Estados Unidos son las comunidades fronterizas", puntualizó el director.

"Cada indicador clave muestra que estamos haciendo un progreso significativo, sin embargo, debemos permanecer vigilantes y centrarnos en el desarrollo en un enfoque que maximice las capacidades de la Patrulla Fronteriza en los lugares donde el riesgo es mayor", añadió Fisher en la audiencia.

Esta nueva estrategia está basada en la diseñada en 2004, la cual fue ideada considerando los atentados del 11 de septiembre de 2001, motivo por el cual se intensificaron sobremanera las medidas de seguridad.

El Plan Estratégico 2012 abarca tres objetivos clave, entre ellos el apoyar estrategias a nivel nacional, como la estrategia de Lucha contra la Delincuencia Organizada Trasnacional y la Estrategia de Control Nacional de Drogas.

En segundo lugar, apoya las estrategias departamentales y en tercer lugar mejorar la planificación y los esfuerzos de integración "para ser más eficaces y eficientes mitigando riesgos".

Según publicó el mes pasado el Centro Pew Hispano, la migración desde México a Estados Unidos, la mayor de la historia desde un solo país hacia otro, ha terminado y el flujo de mexicanos bien puede haberse revertido en los últimos años.

Entre 2005 y 2010, unos 1,4 millones de mexicanos migraron a EE.UU., comparado con los 3 millones que lo habían hecho en los cinco años anteriores.

Al mismo tiempo el número de mexicanos y sus hijos que se fueron de EE.UU. a México subió de unos 770.000 entre 2000 y 2004 a casi 1,4 millones entre 2005 y 2010. EFE