El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, consideró hoy que los "cambios de gobiernos" en Francia y Grecia, y la asunción al poder de su homólogo ruso, Vladímir Putin, todos en Europa, traen "vientos de esperanza".

"Se producen cambios (en Europa) que traen vientos de esperanza. Cambios en Francia y cambios en Grecia", señaló el mandatario nicaragüense al clausurar la reunión anual de mandos policiales, celebrada en un centro de convenciones, en Managua.

Según Ortega, esos "cambios de gobiernos en Europa" se producen "por la crisis provocada por el capitalismo salvaje, que lanza a miles y miles de familias al desempleo".

Sobre Grecia, indicó que es una "nación sometida a una situación terrible", que atraviesa "una situación de inestabilidad social".

La Coalición de la Izquierda Radical (Syriza), segunda fuerza política en Grecia tras las elecciones del domingo, recibió este martes de la Presidencia de la república el encargo de buscar gobierno, aunque la aritmética parlamentaria no le favorece.

Asimismo, el mandatario sandinista dijo que saludó a Putín por asumir la Presidencia rusa, país el cual, sostuvo, "libra una gran batalla".

"En la Federación rusa ha asumido la presidencia Vladímir Putin, a quien hoy saludamos en este día en que se conmemora el 67 aniversario de la derrota del fascismo por el glorioso pueblo soviético", anotó.

Ortega saludó ayer la "histórica" victoria electoral del socialista François Hollande en Francia, de quien dijo "revive la esperanza de justicia social".

"Valoramos grandemente esa victoria suya", porque reinstala "los valores republicanos y resalta la sensibilidad y solidaridad frente al imperio de los mercados", expresó Ortega a Hollande, a través de una carta.

Ortega, de izquierda, indicó que el triunfo de su "querido amigo socialista", Hollande, le recordó al expresidente francés François Mitterrand (1981-1995), un "gran amigo de las causas justas de este continente y muy solidario con Nicaragua durante los duros años de imposición extranjera" en los años ochenta.

Hollande ganó la Presidencia francesa en los comicios del domingo con 51,62 % de los votos, según los resultados oficiales, que ubicaron al gobernante saliente, Nicolás Sarkozy, con 48,28 %.