El presidente de EE.UU., Barack Obama, se encuentra satisfecho por la operación de los servicios de inteligencia que permitió interceptar una trama terrorista que pretendía atentar contra un avión estadounidense, indicó hoy un portavoz la Casa Blanca.

"Sin duda está satisfecho con el éxito" de la comunidad de inteligencia estadounidense que "desbarató" el intento de atentado atribuido a Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP, por su sigla en inglés), indicó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en declaraciones a la prensa a bordo del Air Force One, donde acompañaba a Obama para una visita a Albany (Nueva York).

El portavoz indicó que el dispositivo incautado por los servicios de inteligencia es similar a otros que han interceptado anteriormente y subrayó que Estados Unidos está constantemente "ajustando" sus medidas de seguridad para afrontar amenazas potenciales.

La Casa Blanca confirmó el lunes que la CIA desmanteló en las últimas semanas un plan de AQAP para cometer un atentado suicida contra un avión estadounidense, aunque según informaron tanto el FBI como la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) Caitlin Hayden, "no hubo peligro para el público".

El plan incluía el uso de un versión más sofisticada del artefacto que ocultó en su ropa interior el joven nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab, que en la Navidad de 2009 trató de volar un avión en ruta desde Amsterdam a Detroit (EE.UU.).

Las autoridades estadounidenses han declinado proporcionar más detalles sobre el plan por razones de seguridad.

No se conoce si hay algún sospechoso detenido, ni dónde fue interceptado el artefacto con el que se pretendía cometer el atentado, que según el FBI, se incautó en el extranjero.

Obama fue informado sobre la conspiración en abril por el jefe de la lucha antiterrorista en la Casa Blanca, John Brennan, y recibió informes periódicamente de su equipo de seguridad.

Según medios estadounidenses, el grupo terrorista quería perpetrar el ataque en las fechas en torno al primer aniversario de la muerte de Bin Laden, que fue abatido el 1 de mayo del pasado año en una operación militar estadounidense en Pakistán.