Al menos cinco personas murieron hoy y otras dos resultaron heridas en ataques registrados en distintas zonas del norte de Irak, informó a Efe una fuente del Ministerio iraquí del Interior.

Según la fuente, tres miembros de una misma familia perdieron la vida y otro sufrió heridas de gravedad por los disparos efectuados por un grupo de desconocidos contra una vivienda de la localidad de Biyi, ubicada en la provincia de Salahedin, al norte de Bagdad.

Entre las víctimas mortales figura un policía y un miembro de la milicia suní progubernamental "Consejos de Salvación", que colabora con la policía en la lucha contra el terrorismo.

En otro incidente, el estallido de una bomba lapa en un automóvil causó la muerte del conductor y heridas a su esposa en el área Al Riad, al sur de la ciudad de Kirkuk, al norte de Bagdad.

Además, un policía murió por la explosión de una bomba al paso de una patrulla en una carretera del sur de la ciudad de Mosul, capital de la septentrional provincia de Nínive.

La violencia persiste en Irak, que está sumido también en una crisis política tras la orden de arresto emitida contra el vicepresidente suní Tareq al Hashemi en diciembre de 2011 por delitos de terrorismo.

Hoy mismo, la organización policial internacional Interpol lanzó una "alerta roja" para la detención y entrega de Al Hashemi, que se encuentra actualmente en Turquía.