El concejal mexicoamericano Rubén Pineda se convirtió hoy en el primer alcalde latino de la vecina ciudad de West Chicago (Illinois), al ser nombrado interinamente por fallecimiento del titular Michael Kwasman.

Pineda, de 52 años, gobernará hasta la primavera del próximo año para completar el mandato de Kwasman, quien falleció el 17 de abril de un ataque cardíaco.

El mexicoamericano, quien representaba al Distrito 3, es el primer alcalde latino de una ciudad con 27.000 habitantes, de los cuales el 52 por ciento son hispanos, según cifras del último censo.

De acuerdo con el comunicado de la alcaldía, sus padres eran migrantes mexicanos que se trasladaron de Texas a West Chicago cuando él tenía un año de edad.

"Mis padres me enseñaron una estricta ética laboral. Cuando se es niño uno no se da cuenta que es pobre, siempre y cuando tenga el estómago lleno y ropa limpia", dijo a periodistas.

Pineda está casado desde hace 23 años y es propietario de una empresa que vende alarmas contra incendios.

Al ser consultado sobre una posible candidatura a la alcaldía en las elecciones de abril de 2013, Pineda dijo que "todavía es muy temprano. Primero quiero cumplir con todo lo planificado por mi antecesor, el alcalde Kwasman". EFE