América recibirá el miércoles al Monterrey en busca de conseguir una ventaja como local en el partido de ida por las semifinales del torneo Clausura del fútbol mexicano.

En la otra serie, que arranca el jueves, el campeón Tigres recibe al líder general Santos, en una reedición de la final de la temporada pasada.

Las Aguilas, que la temporada pasada fueron penúltimas en la tabla general y sufrieron una reestructuración de su plana mayor, están en sus primeras semifinales desde el Apertura de 2010, cuando fueron eliminados por Santos.

"Los planteles están muy parecidos, así que por historia América debe ser el favorito", dijo el entrenador del América, Miguel Herrera, quien está en su primera temporada al frente del equipo. "En los dos partidos vamos a salir victoriosos, estoy seguro, vamos a buscar con ahínco el pase a la final, yo ya me vi, ahí me vi en la final".

América, que es el segundo equipo más laureado en México con 10 cetros, uno menos que Chivas, no es campeón desde el torneo Clausura de 2005.

Sin embargo, el equipo azulcrema enfrentará a un Monterrey que viene de ganar el título de la Liga de Campeones de la CONCACAF por segundo año al hilo y al que sólo ha vencido una vez en sus siete últimos enfrentamientos.

"Son una ofensiva muy potente y en el partido de temporada regular estuvimos muy parejos pero fueron pequeños grandes detalles los que nos costaron el partido, pero creo que esto es aparte", afirmó el zaguero de las Aguilas, Erik Pimentel.

Los Rayados llegan al partido con la sensible baja del volante Angel Reyna, quien fue expulsado en los cuartos de final. Es probable que sea relevado por el ecuatoriano Walter Ayoví.

De todas formas, Monterrey exhibe un ataque formidable encabezado por el chileno Humberto Suazo, el argentino César Delgado y Antonio De Nigris.

"Somos un buen equipo, pero no podemos considerarnos favoritos. América está en semifinales porque ha hecho un buen trabajo y no podemos cometer errores", dijo el volante del Monterrey, Jesús Zavala.

En la otra serie, Tigres busca ser el primer bicampeón en México desde que Pumas lo consiguió en 2004, mientras Santos está en pos de su cuarta final en las últimas cinco temporadas.

Aunque Tigres ganó su primer cetro desde la temporada 1981-82 ante Santos, en temporada regular fue humillado 3-0 por los Guerreros.

"Las cosas no serán como en la liga porque cada partido implica situaciones diferentes. Este es un nuevo panorama", dijo el entrenador de Tigres, Ricardo Ferreti. "Para poder eliminarlos tendremos que hacer dos grandes partidos".

Santos lucha también contra la historia: desde 1996, sólo cinco equipos que han sido líderes generales han ganado el título, y el último fue Pachuca en el Clausura de 2007.