Un político de izquierda que intenta formar un nuevo gobierno griego declaró el martes que su país ya no está obligado por sus compromisos a imponer recortes agobiantes a cambio de préstamos internacionales de rescate, algo que no sólo calentó el debate sobre la austeridad europea, sino que intranquilizó a los mercados mundiales.

Lo dicho por Alexis Tsipras desafió la insistencia de los líderes de la Unión Europea en la disciplina fiscal y arrastraron a la bolsa de valores griega a la baja, apenas dos días después que los votantes griegos rechazaron a los principales políticos que estaban a favor de la austeridad. Los mercados bursátiles de Francia, Italia, Alemania y Estados Unidos también cayeron.

En cambio, la gente apoyó una amalgama de partidos que van desde la izquierda estalinista hacia la derecha neonazi, pero no produjo un ganador claro en el nuevo Parlamento.

Tsipras también exigió un examen de la todavía enorme deuda de Grecia y una moratoria en el pago de la parte de ella que es "onerosa", declaraciones que sacudieron a los inversionistas e hicieron caer las acciones griegas otro 3,6%, que se suma a las perdidas de casi 7% del lunes.

"Los partidos a favor del rescate financiero ya no tienen una mayoría en el Parlamento para votar a favor de destructivas medidas para el pueblo griego", dijo Tsipras, de 38 años de edad. Su partido, la Coalición Radical de Izquierda, ganó un sorprendente segundo lugar en las elecciones del domingo. "El mandato popular claramente invalida el acuerdo de rescate financiero".

Tsipras es el segundo líder de un partido griego a quien se le encomienda intentar formar un gobierno en dos días. Si no puede formar una coalición, se convocarán elecciones en un mes, en momentos en que la inestabilidad política amenaza la esperanza de Grecia de mantenerse solvente y en la zona euro de 17 países.

En una medida para detener las señales de un creciente descontento en los países golpeados por la crisis de la deuda, la Unión Europea y Alemania — el mayor contribuyente al fondo de crisis de la UE — instaron el martes a los miembros a seguir con los recortes presupuestarios acordados.

"El fin de la política de deuda fue acordado en Europa. Tiene que mantenerse así", dijo el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Guido Westerwelle. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, enfatizó que los estados miembro deben poner en práctica sus prometidos recortes de gastos y aumentos de impuestos.

Ambos ofrecieron el consuelo de nuevos esfuerzos por revivir las economías en dificultades. El presidente de la UE, Herman Van Rompuy, pidió una cumbre informal de los 27 gobernantes de la UE el 23 de mayo para discutir el crecimiento económico y para prepararse para una cumbre en junio centrada en la creación de empleo.

El partido de Tsipras fue el segundo más votado el domingo, cuando ganó 52 de los 300 escaños del parlamento, con un 16,8% de los votos. El tiene el mandato presidencial para poner fin al estancamiento político mediante la formación de una coalición de gobierno antes del jueves.

Antonis Samaras, jefe del Partido Conservador, ganador de los comicios con 108 escaños, renunció a la misma tarea después de apenas unas pocas horas el lunes, cuando Tsipras desdeñó sus avances.

Tsipras dijo que su esfuerzo por crear un gobierno se concentrará en poner fin a "los acuerdos de préstamos de sumisión" con los acreedores internacionales de Grecia.

Grecia ha dependido de los préstamos de rescate de sus socios europeos y del Fondo Monetario Internacional desde mayo de 2010, después de que décadas de despilfarro en el gasto del estado y deficiente gestión financiera la marginaron de los mercados crediticios.

___

Los periodistas de The Associated Press Derek Gatopoulos y Elena Becatoros en Atenas, Raf Casert en Bruselas y Carlo Piovano en Londres contribuyeron a este despacho.