La industria cinematográfica y de la televisión generó unos ingresos de 60.000 millones de dólares en Nueva York en la última década y, actualmente, emplea a unas 130.000 personas en la ciudad de los rascacielos, donde el mercado del entretenimiento ha crecido un 70 % desde 2002.

"La industria del cine y la televisión en Nueva York nunca ha sido más grande que ahora, y su fuerza es una de las razones clave de que hayamos capeado la recesión económica mejor que el resto del país, lo que prueba que nuestra estrategia de diversificación funciona", aseguró hoy el alcalde, Michael Bloomberg.

Por su parte, la directora de la comisión de Medios y Entretenimiento de la ciudad, Katherine Oliver, dijo que sólo hay que encender la televisión o meterse en internet para comprobar la gran presencia de Nueva York en los medios y en los productos de entretenimiento, y ver cómo repercute eso en la economía.

La industria del entretenimiento generó el año pasado 7.100 millones de dólares en la economía neoyorquina, en la que trabajan actualmente unas 130.000 personas, 30.000 más que en 2004, según las estadísticas publicadas hoy por la oficina del alcalde.

El sector experimentó un crecimiento del 70 % en los últimos diez años y generó unos ingresos de 60.000 millones de dólares, gracias a la inversión en postproducción, infraestructuras privadas y en la capacidad de los estudios, que casi se ha doblado.

Asimismo, Nueva York mantuvo el liderazgo en el sector de los medios de comunicación, en los que trabajan 275.000 profesionales, que generan anualmente unos ingresos directos de 80.000 millones de dólares.

En la última década, en EE.UU. se perdieron 40.000 puestos de trabajo en este sector, mientras que, en Nueva York, se ganó esa misma cantidad, lo que convirtió a esta urbe en el centro mediático del país.

Además, el sector de los medios digitales genera en la ciudad 8.000 millones de dólares y emplea a 25.000 personas, gracias a un incremento del 16 % en las inversiones dedicadas a estas iniciativas en la última década, hasta alcanzar los 500 millones de dólares.

A ello ha contribuido el que grandes compañías del sector de los medios digitales hayan abierto sedes en Nueva York, como Google, en 2007, Twitter, el año pasado, o Facebook, que prevé instalarse en la Gran Manzana en 2012.