Los clubes Atalanta, Novara y Siena, de la Serie A, están entre los 22 equipos italianos a los que les avisaron el miércoles que tendrán que responder ante las autoridades deportivas en relación con un enorme escándalo por arreglo de partidos.

Los otros clubes nombrados por la federación italiana de fútbol son: AlbinoLeffe, Ancona, Ascoli, Avesa, Cremonese, Empoli, Frosinone, Grosseto, Livorno, Modena, Monza, Padova, Pescara, Piacenza, Ravenna, Reggina, Rimini, Sampdoria y Spezia.

La federación también dijo que 61 personas y 33 partidos estaban bajo investigación, entre ellos 29 de la Serie B, aunque ninguno de la A. Las acusaciones contra el Atalanta, el Novara y el Siena provienen de cuando jugaban en la Serie B.

Más de 30 personas han sido arrestadas en Italia en el último año como parte de la investigación que lanzaron las autoridades judiciales de Cremona, entre ellas el ex capitán del Atalanta, Cristiano Doni, y el ex capitán del Lazio, Giuseppe Signori.

Doni fue acusado nuevamente el miércoles, pero Signori no.

También se nombró al ex jugador del Piacenza, Carlo Gervasoni, y al ex zaguero del Cisco Roma, Alessandro Zamperini, quienes presuntamente conformaban el núcleo de la conspiración para arreglar partidos, además del ex defensa del Inter, del Parma, del Roma y del Ternana, Luigi Sartor.

El año pasado, la federación suspendió a Doni por tres años y medio, mientras que el Atalanta, que ascendió a la Serie A para esta temporada, recibió una penalización de seis puntos.

La investigación de la federación seguramente conducirá a un juicio para mediados de año, tal como lo fue el de 2006 que resultó en el descenso del Juventus a la Serie B y en sanciones con puntos para varios otros clubes. A la Juve también se le revocaron sus títulos de 2005 y 2006.

En el último año, los fiscales de Cremona han detallado una extensa red para arreglar partidos que se extiende hasta Singapur y Sudamérica, y que presuntamente operó por más de 10 años.

Es posible que más equipos e individuos sean investigados una vez que Stefano Palazzi, el fiscal de la federación, revise documentos relacionados con otra parte de la pesquisa que se desarrolla en la ciudad de Bari.

El Novara descenderá a la Serie B al final de esta temporada.