Melvin Ingram, Kendall Reyes y David Molk, escogidos en el draft, firmaron el martes contratos de cuatro años con los Chargers de San Diego.

No se dieron a conocer de inmediato las condiciones financieras.

Ingram, un linebacker de Carolina del Sur, fue escogido en la primera ronda del draft, y Reyes, un defensive end de la Universidad de Connecticut, en el segundo.

Los dos fueron tomados para reforzar la defensa de San Diego, la peor de la NFL para detener a la ofensiva contraria en tercer down.

Molk, de Michigan, fue escogido en la séptima ronda.