El empresario estadounidense que estaba a punto de comprar al club Rangers del Glasgow retiró el martes su oferta, dijeron los administradores del equipo.

Bill Miller, presidente de una compañía de remolques en Tenesí, era su ofertante favorito, dijeron la semana los administradores de los 54 veces campeones del fútbol escocés.

Pero Miller dijo en un comunicado que estaba consternado por la hostilidad de los aficionados descontentos por la posibilidad de que un extranjero sea el dueño del equipo y porque la situación financiera del club de 140 años de antigüedad es peor de lo que se pensaba.

"Para la noche del lunes, quedó claro para mí que la información, negociación y análisis preliminar era, por desgracia, más optimista que la realidad", dijo Miller. "Dado que no tengo intención de afectar negativamente el resultado potencial del futuro del club y luego de escuchar fuerte y claro el mensaje de los aficionados y partidarios de los Rangers, notifiqué hoy a los administradores que he retirado mi oferta por los Rangers".

Miller afirmó que le dijeron "Vete a casa, yanqui", pero no especificó quién.

Manchester United, Manchester City, Chelsea, Arsenal y Liverpool son algunos equipos de la liga Premier de Inglaterra que son propiedad de extranjeros, pero ni Rangers ni el Celtic — los equipos más grandes de Escocia — han estado en manos de foráneos.

Rangers se declaró en bancarrota el martes luego de una larga disputa con las autoridades fiscales británicas.