El vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, hizo hoy la señal de la cruz católica ante una asamblea de judíos en Atlanta, aunque esta vez no se trató de una de las equivocaciones que lo han hecho famoso, sino de una broma intencionada.

Durante una asamblea de más de 1.600 rabinos conservadores en Atlanta (Georgia), el rabino encargado de introducir al vicepresidente recordó en su discurso que Biden fue senador por el estado de Delaware "durante 36 años" antes de llegar a la Casa Blanca.

Al escuchar la mención al largo tiempo que estuvo en el Senado, Biden se hizo la señal de la cruz, juntó las manos y miró al cielo riéndose, lo que provoca risas y aplausos entre los rabinos, según las imágenes mostradas por la cadena de televisión ABC.

Después, ante el desconcierto del presentador por las risas, Biden se le acerca y le susurra que 36 años "es mucho tiempo".

Durante la campaña electoral de 2008, Biden protagonizó algunas meteduras de pata.

Cuando intentaba defender a Hillary Clinton, afirmó que podría haber sido mejor candidata a vicepresidente que él, y también predijo que una crisis internacional pondría a prueba a Barack Obama en sus primeros seis meses como presidente.

Uno de sus deslices verbales más conocidos se produjo en 2010 durante la ceremonia de promulgación de la ley de la reforma sanitaria, cuando le comentó a Obama "This is a big fucking deal" ("Esto es algo de puta madre") mientras le estrechaba la mano.