El líder de la Coalición de Izquierda Radical griega (Syriza), Alexis Tsipras, reconoció hoy que será muy complicado lograr un acuerdo para formar Gobierno, tarea que asume hoy como dirigente de la segunda fuerza más votada en las elecciones del domingo, tras fracasar ayer en ello los conservadores.

"Podría ser más fácil la formación de un Gobierno de izquierda si la ley electoral no ofreciera un regalo de 50 escaños al primer partido", manifestó Tsipras a su llegada a la reunión con el presidente del país, Carolos Papulias, para recibir el encargo oficial de componer un Ejecutivo, según informó el canal Mega.

Tsipras, ganador moral de los comicios tras haber logrado 52 diputados y multiplicar por cuatro la presencia de su partido en el Parlamento, aseguró que para él es "una gran responsabilidad" intentar formar un nuevo Ejecutivo.

Según informó Syriza en un comunicado, Tsipras se reunirá hoy mismo con el dirigente de Izquierda Democrática, Fotis Kuvelis, una formación con 19 diputados, y con otros dos partidos que no han logrado representación parlamentaria.

Según el diario "Kathemirini", estas reuniones con partidos sin presencia en el Parlamento buscan reforzar la postura de Syriza de cara a una posible nueva cita electoral, si finalmente no se logra un pacto para formar un Ejecutivo con mayoría absoluta.

Tsipras mantendrá también una conversación telefónica con dirigentes del Partido Comunista (26 diputados), una formación prosoviética que exige la salida de la Unión Europea (UE) y de la OTAN y que rechaza pactar con otras fuerzas de izquierdas, a las que acusa de no querer acabar con el capitalismo.

La ronda de contactos políticos seguirá el jueves, con reuniones con los conservadores de Nueva Democracia, ganadores de las elecciones con 108 diputados; el Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok) que obtuvo 41 escaños y los nacionalistas Griegos Independientes que consiguieron 33 diputados.

El dirigente de Nueva Democracia, Andonis Samarás, fracasó ayer en su intento de formar Gobierno al no contar con suficiente apoyo del resto de los partidos.