La banda mexicana Sak Tzevul llevó hoy al corazón de la ONU un mensaje de unidad a través de su música, durante el acto cultural celebrado en el marco del undécimo período de sesiones del Foro Permanente para Cuestiones Indígenas de la ONU.

"Traemos con mucha humildad, dignidad y respeto una parte de la cultura maya, la música y la lengua, y estamos aquí para rendir homenaje a todas las culturas representadas en este evento", dijo hoy a Efe Damián Martínez, fundador y director del grupo de Chiapas.

Sak Tzevul (relámpago en idioma tzotzil) interpretó tres temas, incluido "Chiapas, Jun ox Nichim" ("Chiapas, una sola flor"), que "habla sobre un discurso de los pueblos indígenas de unidad y respeto para que hombres y mujeres florezcan juntos".

Martínez, autor del tema y que visita Nueva York por primera vez con apoyo del proyecto cultural independiente Habana / Harlem, explicó que con esta canción buscan que la música sea una inspiración para unir a los pueblos y respetarse unos a otros.

"El pueblo de Chiapas merece el respeto de los gobiernos, de otras naciones, de las trasnacionales que a veces quieren sacar nuestros recursos sin permiso ni respeto a los ancestros", argumentó.

"A través de la música transmitimos con mucho amor lo que florece dentro del corazón de nuestro pueblo para que haya conexión entre los seres humanos. Si no se considera seres humanos a los pueblos originarios estaremos siempre viéndoles en un segundo plano y de lo que se trata es de no estar nadie por encima de nadie", agregó.

El Foro Permanente para Cuestiones Indígenas inició este lunes su undécimo período de sesiones centrado en impulsar el fin de la marginación de esos pueblos y el impacto que la llamada doctrina del descubrimiento ha tenido en el desarrollo de esas comunidades.

Se espera que en las sesiones, que se extenderán hasta el 18 de mayo, participen alrededor de 2.000 indígenas.

Martínez recordó que la banda, que se define como un grupo de rock que interpreta música indígena, surgió "por la necesidad social de dar respuestas a las necesidades de los jóvenes de reforzar nuestra cultura y reconocernos como portadores de esa cultura".

Agregó que la misión del grupo es "abrir la puerta" para dar a conocer el colorido, la cosmovisión y la historia de su gente.

El grupo, que agota una agenda de conciertos y participación en diferentes foros que concluirán el próximo miércoles, interpretó además "Son", también compuesto por Martínez, que narra la historia de la música tradicional de Chiapas.

Durante el evento, en el que intervino el gran jefe Edward John, en representación de una de las comunidades indígenas que habita el terreno que forma actualmente Canadá, se escucharon también los sonidos de la música andina de la mano del grupo ecuatoriano Andes Manta, así como danzas y músicas sagradas de otros pueblos.

Según cifras de Naciones Unidas, en el mundo hay alrededor de 370 millones de indígenas, que forman una parte desproporcionada de la población pobre, analfabeta y desempleada del planeta.

HASH(0xa15fac4)

Ruth E. Hernández Beltrán