La Asamblea Nacional aprobó el martes una nueva ley que regula la concesión de créditos hipotecarios y para la compra de vehículos, que entre otras cosas dispone que con la devolución del bien en garantía queda saldada la deuda bancaria.

El nuevo marco legal contó con el voto favorable de 68 asambleístas, la mayoría del partido de gobierno Alianza País, un voto en blanco, otro en contra, y 21, de la oposición, se abstuvieron.

Esta ley dispone que la primera vivienda que adquiera una familia con un costo máximo de 146.000 dólares, será suficiente garantía para saldar las deudas derivadas de una hipoteca, en caso de que los deudores no puedan cumplir con los pagos del crédito.

Para los vehículos adquiridos por primera vez y con un precio no mayor a 29.200 dólares, se estableció que su devolución extinguirá la deuda adquirida en caso de no poder honrarla.

La sustentación de la normativa recién aprobada dijo que esta regulación permitirá "evitar un sobreprecio en la construcción y en los predios, lo que significará a la postre eliminar la posibilidad de una burbuja inmobiliaria en el Ecuador".

El asambleísta Paco Velasco, de Alianza País, ponente del proyecto legal, dijo a periodistas que "si hace 10 años España hacía una ley como esta, no hubiera llegado a la ... burbuja inmobiliaria que ha causado que millones pierdan casas".

Añadió que "esos banqueros no hubieran tenido la tramposa maniobra de sobrevalorar la construcción, porque hubieran sabido que tenían que ir detrás solo de la vivienda, no de la deuda".

El proyecto de ley, con carácter de urgente, fue enviado por el ejecutivo el 9 de abril, lo que daba a la Asamblea 30 días para su discusión y votación. Si no se cumplía ese plazo la ley se aprobaba de oficio.