La revancha entre Lamont Peterson y Amir Khan programada para el 19 de mayo por el cetro junior welter está en duda luego de un dirigente del boxeo de Nevada dijo el martes que Peterson no pasó un control antidopaje.

Peterson, de 28 años y campeón junior welter de la AMB y la FIB, tuvo resultados inaceptablemente altos de testosterona sintética en una prueba de orina efectuada en marzo por la Asociación Voluntaria Antidopaje (VADA, por sus siglas en inglés), dijo Keith Kizer, ejecutivo de la Comisión Atlética de Nevada.

Pruebas separadas hechas en una segunda muestra tomada al mismo tiempo dieron positivo el 2 de mayo, agregó Kizer, citando reportes que recibió de la doctora Margaret Goodman, directora ejecutiva de la VADA, otrora integrante de la comisión atlética y doctora de cuadrilátero.

"A menos que haya una razón obvia y legítima para el resultado positivo, no peleará", dijo Kizer a The Associated Press.

Kizer dijo que Peterson (30-1-1, con 15 nocáuts) no tiene actualmente licencia para pelear en Nevada, pero que usualmente podría obtener aprobación de rutina en los próximos días para el combate programado para la próxima semana en el hotel Mandalay Bay.

Ahora, Peterson necesita ganar una apelación ante la comisión de cinco miembros, la cual no sesionará sino hasta el 21 de mayo.

Kizer dijo que el abogado de Peterson, Jeff Fried, prometió dar una explicación para cuando termine el día.

El promotor de Khan, Richard Schaefer de Golden Boy Promotions, dijo que es prematuro decir si la pelea se realizará. Pero si Peterson no puede pelear, Khan no enfrentará a otro oponente, señaló Schaefer.