Dos grupos de apoyo social advirtieron al sistema escolar del condado de Wake, en Carolina del Norte, que lo demandarán por violar los derechos civiles si no termina con lo que según ellos es un mecanismo de discriminación hacia los estudiantes latinos de padres hispanohablantes.

El grupo Children's Services, de la organización Legal Aid (asistencia legal) de Carolina del Norte y la institución Southern Poverty Law Center expusieron la situación en una carta al supervisor escolar de Wake, Tony Tata.

Las organizaciones describieron la manera en que los padres con un conocimiento limitado del inglés eran incapaces de leer y comprender documentos escolares importantes en inglés.

Afirmaron también que — al entregar información a los padres angloparlantes en inglés, sin suministrarla en español a los progenitores — el sistema escolar discriminaba a los estudiantes latinos y violaba la ley estatal y federal, además de infringir el reglamento local.

El portavoz del sistema escolar de Wake, Mike Charbonneau, dijo que las escuelas de la zona han desarrollado relaciones con grupos clave a fin de apoyar a las familias que hablan español.