Costa Rica se ahoga en un "tsunami de plástico" compuesto por los 282 millones de envases que desecha cada año y que se acumulan sobre todo en el mar, alertaron hoy organizaciones ambientalistas.

Para denunciar esta situación, las organizaciones Preserve Planet y Plastic Pollution Coalition colocaron este martes, en una céntrica calle de San José, una escultura con la forma de una ola de 10 metros de alto, 14 de ancho y 400 kilos de peso, construida con 6.000 botellas de plástico.

El presidente de Preserve Planet, Luis Diego Marín, explicó a Efe que con la cantidad de envases plásticos que desechan los costarricenses se podrían construir 47.000 olas como la instalada en la capital.

"Tenemos que entender que reciclar no es suficiente; necesitamos cambiar nuestros hábitos de consumo y sustituir el plástico por botellas de vidrio retornable, cuya huella ecológica es mucho menor", destacó.

Según el activista, el problema del desmedido consumo de plástico se debe en buena parte a que el comercio no ofrece otros materiales como el vidrio, por lo que el objetivo de la campaña iniciada con la "ola plástica" es presionar a las cadenas de comerciales a cambiar los envases de los productos.

La dirigente de la Plastic Pollution Coalition, Daniella Russo, manifestó que el país centroamericano literalmente "se está ahogando en plástico " porque este material "no desaparece, se queda con nosotros en el planeta".

"En los últimos diez años, en el mundo, hemos producido más plástico que en los anteriores 50. Si no hacemos nada y esta tendencia continúa, para el 2050 produciremos dos trillones de libras de plástico", advirtió.

Por su parte, el alcalde de San José, Johnny Araya, llamó la atención sobre la existencia de una mancha de plástico en el Pacífico, que tiene ya el doble de superficie que Estados Unidos, y resaltó que Costa Rica debe hacer esfuerzos para combatir el uso desmedido de este material.