La Corte Suprema de Florida escuchará el martes los argumentos orales sobre las apelaciones de inmigrantes que afrontan la deportación en tres casos penales.

En el sumario, los acusados afirman que recibieron una mala asesoría de sus defensores, que los alentaron a que negociaran con la fiscalía y se declararan culpables en busca de ventajas judiciales.

Sin embargo, los abogados no les advirtieron que la deportación sería casi inevitable aun si se declararan culpables o si no impugnaban los cargos en su contra para irse a sentencia directa.

Los acusados afirman que se les privó de una defensa eficaz y que deberían ser anulados sus acuerdos con la fiscalía.

La Corte Suprema federal emitió en 2010 un fallo según el cual los inmigrantes tienen el derecho constitucional de que se les indique que declararse culpable puede propiciar la deportación.

Un punto para los magistrados estatales es determinar si ese fallo es aplicable en los casos en los que los acusados negociaron con la fiscalía declararse culpables antes de que lo emitiera la Corte Suprema federal.

Otro punto que deberán determinar los magistrados es si la advertencia de deportación que hagan los jueces es suficiente para compensar el silencio de los abogados en torno a este aspecto.