Alemania y la Comisión Europea pidieron el martes a los países del bloque continental mantener los recortes de presupuesto acordados pese al creciente descontento de los votantes, pero prometieron mayores esfuerzos para impulsar el crecimiento y mitigar la penuria económica.

En las elecciones del domingo, los electores en Francia y Grecia dieron un apoyo decidido a los partidos que desean eliminar o moderar los recortes de gastos y los aumentos de impuestos que han definido la respuesta europea a su crisis de deuda.

Los resultados de las elecciones se sumaron a las peticiones hechas por sindicatos y algunos gobiernos, de más medidas para impulsar el crecimiento económico a fin de contrarrestar el impacto devastador que las medidas de austeridad han tenido en la generación de empleos.

Funcionarios en Berlín y Bruselas indicaron que se cuenta con espacio para realizar más reformas de fomento al crecimiento pero insistieron en que la implementación de cualquier nueva política de crecimiento no puede desviar a la Unión Europea de su campaña para reducir sus déficit.

El portugués José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, dijo que no puede haber un cambio fundamental de dirección.

"Lo que deben hacer los Estados miembros es ser coherentes, implementando las políticas que acordaron", dijo Barroso a los reporteros en vísperas del Día de Europa, que celebra la cercana cooperación entre las naciones del continente. "Ahora, la clave es la implementación".

Pero el domingo por la noche, los llamados desde algunas capitales europeas fueron distintos. El presidente electo de Francia, Francois Hollande, señaló que "la austeridad ya no puede ser inevitable".

En Grecia, los partidos que rechazaron las medidas de austeridad obtuvieron triunfos notables, lo que generó el temor de que el nuevo gobierno rehuya a los compromisos que garantizan los préstamos masivos para el rescate financiero del país. Un rotundo rechazo al plan de rescate financiero llevaría a Grecia a dejar el bloque de países que comparten el euro, una posibilidad que puso nerviosos a los mercados bursátiles.

Mientras el debate sobre la austeridad se intensificó, el presidente de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, anunció una reunión informal entre los 27 jefes de gobierno de la UE para el 23 de mayo, en la que se discutirá el crecimiento económico y se prepararán los temas para una cumbre en junio, enfocada en la generación de empleos.

___

Frank Jordans desde Berlín contribuyó con este despacho.