Los Gobiernos de Latinoamérica están interesados en seguir fortaleciendo el "espacio iberoamericano", dijo hoy el vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, quien abogó por "un diálogo fraterno" como vía para solucionar los conflictos surgidos tras las recientes expropiaciones de empresas españolas.

"Hay una postura muy fuerte de los Gobiernos de la región de América Latina y el Caribe de continuar fortaleciendo las relaciones con España, con Portugal, con Andorra, fortaleciendo todo este espacio iberoamericano", dijo Garzón en una entrevista con Efe en Madrid.

El vicepresidente colombiano viajó a España para participar en la Reunión Iberoamericana de Ministros de la Presidencia y Equivalentes, preparatoria de la XXII Cumbre Iberoamericana que se celebrará en noviembre próximo en Cádiz (sur español).

La reunión, cuyo lema es "Fortalecimiento institucional para el crecimiento económico y la cohesión social", coincide con un momento de controversia con algunos países latinoamericanos, suscitada por la expropiación de las acciones de Repsol en la petrolera YPF por parte del Gobierno argentino y por la nacionalización en Bolivia de la filial de Red Eléctrica de España.

Argentina ha optado por un perfil bajo y su delegación en la reunión ha estado encabezada por la ministra consejera de su embajada en Madrid, María Belén Bogado.

Bolivia también iba a estar representada por un consejero de su oficina diplomática en España, pero finalmente envió al ministro de Educación, Roberto Aguilar.

"El eje fundamental de esta reunión ha sido la fraternidad, la hermandad y también, obviamente, la sinceridad", dijo Garzón, que explicó que en el encuentro "no se ha trabajado sobre casos particulares", sino "sobre la importancia del fortalecimiento institucional".

El vicepresidente colombiano consideró que los Gobiernos de toda Iberoamérica le están prestando "especial atención" a la próxima Cumbre Iberoamericana de Cádiz, que el Gobierno de Mariano Rajoy quiere que sea el inicio de una "nueva relación de absoluta igualdad" entre los miembros de esta comunidad.

A su juicio, las controversias surgidas tras las expropiaciones en Argentina y Bolivia no van a suponer "ninguna dificultad" para el Gobierno español en ese objetivo.

"Frente a las diferencias a veces políticas a veces jurídicas que surgen, lo mejor es el diálogo", dijo Garzón, para quien "un buen diálogo entre el Gobierno argentino y el Gobierno de España y entre el Gobierno de Bolivia y el Gobierno de España ayudará enormemente".

Tras subrayar que "en toda la región de América Latina y el Caribe, incluyendo Argentina y Bolivia, hay una fuerte inversión de empresas europeas", Garzón destacó la "voluntad" de los Gobiernos de Latinoamérica de "seguir fortaleciendo" las relaciones comerciales con España y el resto de países de la Unión Europea.

Consideró, no obstante, que la UE "también tiene que enviar unos mensajes fuertes en favor de estas relaciones comerciales".

"Es muy importante que el Parlamento Europeo apruebe este año el acuerdo comercial que se ha firmado entre la UE, Colombia y Perú. Sería un mensaje completamente equivocado que el Parlamento Europeo no llegara a aprobar este acuerdo comercial, no solamente para Colombia y para Perú, sino también para toda la región de América Latina y el Caribe", agregó.