El Gobierno de Colombia apostó por la continuidad en los cambios practicados hoy en la línea de mando de la Policía Nacional tras el nombramiento el pasado viernes del nuevo director de la institución, el hasta ahora subdirector general José Roberto León Riaño.

El ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, enumeró en una rueda de prensa los tres cambios en la cúpula de la Policía acompañado de León Riaño, quien a partir del próximo 15 de mayo asumirá el cargo para sustituir a quien lo ha ejercido durante los últimos cinco años, el general Óscar Naranjo.

Pinzón explicó que "el lineamiento" del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, era mantener la estabilidad, la continuidad y formar un equipo que "continúe con los éxitos que se han seguido hasta ahora" y aporte nuevas ideas para que la Policía evolucione.

De este modo, nombró subdirector al general Édgar Orlando Vale, actual inspector general de la institución, con experiencia en grupos especiales y como comandante de Policía del Norte de Santander (noreste).

El general Rodolfo Palomino seguirá como director de Seguridad Ciudadana, cuyo desempeño hasta ahora fue calificado por Pinzón como "supremamente exitoso", y el actual director de la Policía de Carabineros y Seguridad Rural, el general Santiago Parra, pasará a ser inspector general de la Policía.

"Estos son los cambios y modificaciones que se harán y garantizan esa estabilidad institucional que hemos considerado tan importante, esa continuidad en los procesos y al mismo tiempo la designación de un equipo que ha venido trabajando en estos procesos y que seguramente será exitoso", concluyó.

Pinzón también elogió el acierto de que Santos designara director de la Policía Nacional el viernes en Cartagena a León Riaño, a quien definió como un "experto en inteligencia y en policía judicial" y como "el estratega" de los cambios en la institución para acomodarse a las exigencias de nuevas modalidades de delincuencia y crimen.

Tras su nombramiento, León Riaño enumeró en entrevista con Efe los desafíos de su gestión y citó la lucha contra la guerrilla, el narcotráfico y las bandas criminales.

Naranjo presentó su renuncia el pasado 20 de abril por cuenta de una promesa personal de pasar solo cinco años al frente de la Policía, en los que ha cosechado éxitos en golpes contra las guerrillas y el narcotráfico, y fue elegido como el "Mejor Policía del Mundo" en octubre de 2010 por la Asociación Internacional de Jefes de Policía (IACP, por su sigla en inglés).

La Policía Nacional depende en Colombia del Ministerio de Defensa, una situación atípica por tratarse de una fuerza de seguridad del Estado de carácter civil y no militar, en un país que vive un conflicto armado interno desde hace casi 50 años.