El expresidente de Estados Unidos Bill Clinton pidió hoy a los países en recesión o con desaceleración económica anteponer el crecimiento a las medidas de austeridad en el corto plazo para evitar una nueva crisis económica global.

"Podríamos ser capaces de volver a tener al mundo con empleo para todos en cinco o seis años, pero no podemos hacerlo si ponemos la austeridad antes del crecimiento y si ignoramos en el largo plazo las medidas de austeridad que deban ser tomadas", dijo Clinton (1993-2001) en la XXII Convención de Aseguradores de México.

El líder demócrata estadounidense explicó que de la actual coyuntura económica se puede salir con "planes a largo plazo" para enfrentar problemas estructurales, "pero sin tirar del gatillo (de la austeridad) hasta que el crecimiento haya vuelto".

Clinton, de 65 años, señaló que las recientes elecciones celebradas en Francia y Grecia, muestran que los electores han aceptado recortes y disposición "a ceder algo", pero se han dado cuenta de que las políticas no están funcionando.

"En Grecia, en Francia, en las elecciones locales en Alemania, en el Reino Unido, los votantes están en lo correcto en una cosa: esta política de austeridad no puede funcionar", apuntó.

"Si se adoptan planes de moderación ahora, de modo que la gente salga adelante, pero se crean espacios para que se pueda crecer, entonces la austeridad funciona", añadió el exmandatario de Estados Unidos.

Además, se mostró partidario de impulsar políticas que dinamicen la actividad y la inversión privadas para fomentar el crecimiento económico como prioridad.

"Si no hay nada de esto, ningún programa de austeridad puede funcionar. Entonces mi respuesta es moderación a largo plazo, crecimiento al corto plazo", enfatizó.

Estimó claro que países como Grecia no pueden "seguir siempre sin un sistema de impuestos" eficiente, ni España con "niveles de deuda insostenibles", y que sus Gobiernos deben encontrar el modo de superar eso.

Esa vía, e "ir juntos y trabajar todo lo duro que podamos durante dos años" es el mejor modo "para volver a tener crecimiento en Europa, en Estados Unidos o Latinoamérica", resaltó Clinton.

Si eso no ocurre y "el experimento de Europa fracasa", ello afectaría a países como México, que no han dejado de crecer en los últimos años, y tendría consecuencias desastrosas para EE.UU. "porque muchos de nuestros grandes bancos tienen grandes inversiones en Europa", alertó.

El expresidente de EE.UU., quien se presentó ante el auditorio como un político "muy conservador en asuntos de presupuesto", confió en que con el grado de integración económica que existe, los tiempos para volver a tener una etapa de bonanza se reduzcan siempre y cuando haya una actuación internacional coordinada.

Además de la conferencia de Clinton, esta mañana se presentaron en el mismo foro los aspirantes presidenciales mexicanos Enrique Peña Nieto, puntero en las encuestas, el izquierdista Andrés Manuel López y Gabriel Quadri, del minoritario partido Nueva Alianza (Panal).

La conservadora Josefina Vázquez Mota acudió ayer al mismo evento organizado por la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS). EFE

act/pmc/dmt