El perimetral Raja Bell vació su cajón en el vestuario el martes y dijo que su carrera con el Jazz de Utah ha terminado, que el daño es "irreparable" y el entrenador Tyrone Corbin es "poco profesional" debido a la falta de comunicación.

Bell, de 35 años, dijo que su relación con Corbin está "fracturada". Aunque le queda un año en el contrato por más de 3,4 millones de dólares, quiere que el equipo lo transfiera durante el receso de la temporada.

"Creo que todos comprenden la situación en la que estamos", díjo Bell. "Cuando se llega al punto en que no hay la menor comunicación durante meses, todos sabemos que el daño es irreparable"

Bell inició el año como escolta de Utah, pero su tiempo de juego fue disminuyendo. En marzo lo enviaron de regreso a casa durante una serie de partidos como visitante debido a un enfrentamiento verbal con Corbin.

Bell y los directivos del Jazz se reunieron para expresar sus diferencias y estuvo en la formación inicial en el partido siguiente. Pero una lesión lo dejó afuera, y aunque estaba sano no jugó en la serie de postemporada contra San Antonio, que los Spurs barrieron.

El profesional en su 12da temporada tuvo un promedio de 6,4 puntos, 1,4 rebotes y 1,1 asistencias en 34 partidos durante la temporada regular, pero las lesiones lo marginaron de 27 juegos.

Corbin se negó a entrar en detalles.

El gerente general del Jazz, Kevin O'Connor, reaccionó con sarcasmo, diciendo que "jamás lo hubiese esperado".

Sin embargo, añadió que el asunto se tratará a puertas cerradas y que "Bell tiene un contrato para el año que viene y esperamos que lo cumpla".

Al mismo tiempo elogió a Corbin por su "profesionalismo" y por su "magnífico trabajo al llevar al equipo a la postemporada".