El vicepresidente argentino, Amado Boudou, y el canciller chileno, Alfredo Moreno, ofrecieron hoy dos puntos de vista divergentes sobre el crecimiento en Latinoamérica, aunque coincidieron en la importancia de estimular el comercio regional.

"Creemos en aumentar el comercio, eliminar barreras y mejorar las vías de comunicación", aseguró Moreno en una entrevista con Efe durante la Conferencia de las Américas en Washington.

El canciller chileno aseguró que el comercio intrarregional en Latinoamérica es "de los más bajos del mundo", por lo que instó a aumentar el comercio interno ya que "existe un tremenda oportunidad para trabajar entre nosotros".

En este sentido, destacó a Chile como "un país fanático del libre comercio" y valoró "la inversión extranjera como muy importante para el desarrollo económico del país".

Por su parte, el vicepresidente argentino, Amado Boudou, defendió las políticas del Gobierno de Cristina Kirchner que han permitido que Argentina crezca por "décimo año de crecimiento consecutivo, hecho inédito en nuestro país" y sus importaciones hayan mantenido una senda de ascenso.

Boudou insistió en que "el argentino no es un crecimiento cualquiera, ha permitido incluir a diversos sectores de la población", y reiteró sus críticas a las instituciones financieras internacionales cuyas recetas tildó de "caducas".

"Es un nuevo mundo, pero no vemos nuevas ideas. Las recetas son otra vez las mismas, y cuando aparecen países intentando dar nuevas ideas, lejos de dar incentivos se las trata de estigmatizar como es el caso de Argentina", aseveró el vicepresidente argentino.

Boudou no eludió mencionar la reciente decisión del Gobierno argentino de expropiar la petrolera YPF al grupo español Repsol, uno de los principales temas económicos de las últimas semanas en América Latina.

El vicepresidente justificó esa expropiación con el argumento de que "Repsol YPF era un coctel explosivo entre no atender el negocio real de la empresa, alto nivel de endeudamiento y política de dividendos muy agresiva".

Restó, asimismo, importancia a la posibilidad de que esta decisión reduzca las inversiones extranjeras en Argentina, ya que Buenos Aires sigue abierto a colaborar con empresas extranjeras dentro del marco legal.

"Ahora si entendemos como seguridad jurídica sostener la propiedad de capital por encima de cualquier otro valor legal, es algo que va a haber que revisar", afirmó Boudou.

Tanto Moreno como Boudou intervinieron en la 42 edición de Conferencia de las Américas, organizada por el Departamento de Estado de EE.UU., y que contó con la participación de altos funcionarios estadounidenses.

Entre ellos, la secretaria de Estado de EE.UU. para Latinoamérica, Roberta Jacobson; el representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, Ron Kirk; o el subsecretario de Estado, William Burns.

Durante su discurso, Kirk defendió el "compromiso" de Washington con la apertura e integración comercial en la región.

Como muestra, citó la puesta en práctica la próxima semana del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia y las gestiones en marcha para el firmado con Panamá.

La encargada de cerrar la conferencia fue la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Janet Napolitano, quien recordó los esfuerzos de Washington por fortalecer la seguridad en el continente y la especial cooperación en esta materia con México, con quien "la relación nunca ha sido tan fuerte".

"Los intentos de inmigración ilegal a través de la frontera están en su nivel más bajo desde 1971", subrayó Napolitano, quien también consideró "fundamental" garantizar la seguridad en la aviación en Centroamérica a través de acuerdos para compartir datos de pasajeros.

La edición de este año de la conferencia de las Américas contó con un menor nivel de representación que en otros años, ya que no participó ningún presidente latinoamericano ni la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, como venía siendo habitual. EFE