El presidente Otto Pérez Molina informó el lunes que hasta el momento 15 personas han sido detenidas por su presunta participación en el crimen de un campesino en una población del noroeste del país que está bajo estado de sitio.

"Quiero manifestar que hubo 15 capturas relacionadas con el hecho", dijo Pérez Molina a periodistas al visitar la inaccesible localidad Santa Cruz Barillas, fronteriza con México, ubicada a unos 200 kilómetros de la capital.

"Ayer (domingo) hubo dos capturas más, pero estas tienen... que ver con otros delitos de tratas de personas", explicó.

El mandatario y general retirado respondió a críticas hechas por comunidades rurales y por grupos de derechos humanos que calificaron el decreto del estado de sitio como desmesurado.

"Los procesos se han hecho con orden de juez y ha estado presente precisamente para que no se pueda señalar que se le han violado derechos a los guatemaltecos, a pesar de que el estado de sitio suspende algunas garantías", aseguró.

El gobernante había dicho recientemente que "no se podían violar derechos cuando se suspenden".

Con su decisión de imponer un estado de sitio, Pérez Molina, el primer militar que gobierna Guatemala desde la reinstauración de la democracia en 1986, le confirió al ejército facultades para detener a civiles sin orden de juez, realizar allanamientos a moradas y reprimir por los medios que considere pertinentes cualquier grupo, asociación o manifestación que contravenga las disposiciones que tomen en el lugar.

Líderes indígenas nacionales, entidades académicas y organizaciones de derechos humanos consideran que el estado de sitio busca amedrentar a la población local debido que se oponen a la construcción de un proyecto hidroeléctrico autorizado por el gobierno en esa jurisdicción.

En la visita también estuvo presente el general y ministro de la Defensa Ulises Anzueto.

Santa Cruz Barillas cuenta con la presencia de 800 militares, aproximadamente 200 más del número de soldados enviados al comenzar la operación.

Dado lo inaccesible de la comunidad y los escasos medios para comunicarse con los lugareños, se cuenta con poca información sobre el desarrollo de los eventos en el pueblo y de las operaciones que los militares están emprendiendo.