La presidenta Cristina Fernández dijo el lunes que el polémico aviso de televisión del gobierno argentino que vinculó los Juegos Olímpicos de Londres con la disputa que mantiene ese país con Gran Bretaña por la soberanía de las islas Malvinas "es excelente" y refleja "los sentimientos y la verdad".

La mandataria, además, dejó entrever que la publicidad, filmada en secreto en Malvinas, no será retirada del aire pese al pedido de la agencia que la filmó y a las críticas del gobierno inglés y del Comité Olímpico Internacional (COI).

"Es un excelente mensaje hecho por argentinos, pero desde una compañía inglesa", dijo Fernández en referencia a la agencia de publicidad Young & Rubicam.

El aviso, que comenzó a difundirse el miércoles pasado por canales de aire y de cable, muestra al capitán del seleccionado argentino de hockey sobre césped, Fernando Zylberberg, supuestamente entrenándose para los Juegos corriendo por Stanley, capital de las islas. Dice: "Para competir en suelo inglés, entrenamos en suelo argentino".

Luego de la polémica leyenda referida a la preparación en "suelo argentino", cierra con la frase "Homenaje a los caídos y ex combatientes de Malvinas. Presidencia de la Nación".

"La creatividad no puede ser condenada. La creatividad debe ser aplaudida, debe ser reconocida, sobre todo cuando además de creatividad refleja los sentimientos y la verdad. Porque en definitiva, es la verdad, no estamos diciendo otra cosa más que la verdad", afirmó Fernández al encabezar en la Casa de Gobierno la inauguración del salón Eva Perón, emblemática figura del peronismo, partido al que pertenece la mandataria.

Argentina reclama a Gran Bretaña que acepte negociar la soberanía del archipiélago, ocupado por los ingleses en 1833. El diálogo sobre esta cuestión está interrumpido desde 1982, cuando ambos países fueron a la guerra.

La misma agencia de publicidad que creó la campaña criticó el anuncio y pidió que lo saquen del aire. A su vez el canciller británico, William Hague, lo calificó como una artimaña del gobierno argentino para tapar sus fracasos diplomáticos.

Las autoridades de las islas, a las que los ingleses llaman Falklands, calificaron el aviso de provocación, mientras el COI señaló que el anuncio es un intento descarado por utilizar los Juegos para motivos políticos.

"A nosotros nada ni nadie nos hará salir de nuestra práctica, de nuestra política y fundamentalmente de nuestras palabras y de nuestras actitudes que tienen que ver con estar siempre dispuestos al diálogo, siempre reclamando el cumplimiento de resoluciones de Naciones Unidas", aseveró la presidenta argentina.

Fernández consideró que el aviso "para nada es agraviante" y en una referencia directa al gobierno británico, sostuvo que "agraviante es depredar los recursos, agraviante es apoderarse de lo que no es de uno; agraviante es no respetar las resoluciones de las Naciones Unidas".