La policía haitiana y las fuerzas de paz de la ONU han comenzado a reprimir las bandas armadas que presionan para que el país restaure sus fuerzas castrenses.

Un vocero de la misión de paz de las Naciones Unidas en Haití dijo que los cascos azules y la policía nacional establecieron el domingo controles de seguridad y detuvieron a dos hombres armados que vestían uniformes militares.

El teniente comandante Jim Hoeft dijo el lunes que los dos fueron detenidos en la capital haitiana por portar armas cortas de fuego.

Los controles de seguridad tienen como fin disuadir a las bandas de hombres ilegalmente armados que han solicitado que el presidente Michel Martelly restaure el ejército en Haití, abolido en 1995 debido a pasados abusos. Esos hombres esperan obtener empleo como soldados.