Vélez Sarsfield necesita tan solo un empate el martes ante Atlético Nacional de Colombia para avanzar a los cuartos de final de la Copa Libertadores.

El conjunto argentino se trajo un triunfo de oro por 1-0 en su incursión a Medellín y fue el único equipo que ganó en feudo ajeno en los choques de ida de los octavos de final.

"Lo peor que podemos hacer es creer que ya tenemos la lleve cerrada", dijo el técnico de Vélez Ricardo Gareca. "El resultado no nos garantiza nada, es un rival de cuidado de local y visitante".

Recuperado de una lumbalgia que lo dejó tres partidos afuera, Augusto Fernández reaparecerá en el mediocampo de Vélez, que vine golpeado en el campeonato Clausura por una derrota 2-0 ante Argentinos Juniors que lo dejó a dos puntos de los líderes Boca Juniors y Newell's Old Boys.

Atlético Nacional tampoco las tienen todas consigo en el torneo de su país, ya que quedó prácticamente afuera de la puja por el título al perder 3-2 ante La Equidad.

Pero en la Libertadores, los "Verdolagas" son un equipo digno de temer: en la etapa anterior avanzaron como el equipo más goleador con 15 tantos, de los cuales siete los convirtió Dorlan Pabón, el segundo máximo cañonero del torneo con una diana menos que el argentino Matías Alustiza, del Deportivo Quito.

El técnico Norberto Peluffo se mostró confiado en que su equipo revertirá la derrota del choque de ida.

"Nacional cambiará la historia de esta llave que se encuentra abierta y la podemos resolver a nuestro favor si el equipo vuelve a hacer las cosas buenas de los primeros partidos en la Libertadores", destacó Peluffo.

El vencedor de entre argentinos y colombianos se medirá en cuartos de final con el que salga airoso del duelo entre Bolívar de Bolivia y el actual campeón Santos de Brasil. Bolívar venció 2-1 en el partido de ida en La Paz.

Esta llave es la única que enfrenta a equipos que alguna vez ganaron esta copa: Atlético Nacional fue campeón en 1989 y Vélez en 1994.

Con el arbitraje del paraguayo Julio Quintana, el partido se jugará desde las 20.00 (23000 GMT) en el estadio José Amalfitani.