El Fondo Monetario Internacional pidió a las naciones europeas más endeudadas que reduzcan gradualmente el gasto público para evitar mayor desaceleración en sus economías.

La directora gerente del FMI Christine Lagarde manifestó en un discurso pronunciado en Zurich que los países deberían evitar recortes drásticos cuando se contraen sus economías.

Los gobiernos "no debería combatir la baja de los ingresos fiscales ... causada solamente porque la economía es débil", agregó.

Grecia y otros países europeos han intentado reducir su deuda soberana como porcentaje de sus economías. Cuando han reducido los déficits, sus economías se han contraído. Ello dificulta la reducción de sus déficits en proporción a su producto interno bruto, aunque algunas como Grecia, Irlanda y Portugal aceptaron hacerlo así para recibir créditos de rescate que impidieran su bancarrota.

La austeridad debería ser "gradual y continua", insistió Lagarde.