Jeremy Lin sacó de apuros a los Knicks durante un aciago momento de la temporada, y ahora necesitan su ayuda más que nunca.

Pero Mike Woodson piensa de otra manera. El entrenador interino afirmó el lunes que no tiene a Lin en sus planes para el miércoles, cuando los mermados Knicks visitan a Miami en el quinto partido en su serie por la primera ronda de la postemporada.

"Preparo el partido como si (Lin) no fuera a jugar. Así han estado las cosas aquí en el último mes, mes y medio, y así es cómo me estoy preparando", aseguró Woodson durante una conferencia telefónica de prensa.

Woodson sabe también que Baron Davis no estará disponible debido a que el veterano base se desgarró ligamentos en la rodilla derecha.

Lin fue la sensación de la NBA en febrero cuando de la nada quedó como el armador titular. El que pueda reaparecer antes de lo previsto tras operarse la rodilla operada sería un gran aliento para los Knicks que perdieron a dos armadores y están a ley de una derrota de ser eliminados por Lebron James, Dwyane Wade y el Heat.

Pero Lin podría no estar listo para tratar de apoyar a los Knicks.

"Lo he visto tirar y correr. No está en una forma estupenda y tú sabes bien como yo lo que es el básquetbol de postemporada", respondió Woodson a un reportero. "Uno tiene que estar en su mejor forma, y él lleva un rato sin jugar".

Los Knicks confirmaron que Davis sufrió desgarros en los ligamentos cruzado anterior y colateral medio de la rodilla derecha, lo cual podría comprometer la carrera del armador de 33 años.

Davis será operado esta semana y estará ausente un año. Una resonancia magnética aplicada el lunes reveló también un desgarro parcial en un tendón de la rótula.