Diputados brasileños intentarán votar esta semana una enmienda a la Constitución para endurecer las sanciones contra personas que utilizan esclavos, dijo uno de los promotores de la iniciativa.

El diputado Domingos Dutra,del gobernante Partido de los Trabajadores y presidente de la comisión de derechos humanos de la cámara baja, dijo que el proyecto está programado para ser votado el martes aunque admitió que todavía no tiene garantizados los 308 votos necesarios, de 513 legisladores, para su aprobación.

"Este año se completan 124 años de que la esclavitud fue formalmente abolida, pero tenemos 17 años tratando de aprobar esta enmienda, que será un paso significativo para erradicar el trabajo esclavo", dijo Dutra a corresponsales extranjeros.

La enmienda a la constitución establece que propiedades donde se detectan trabajadores en condiciones análogas a la esclavitud "serán expropiadas y destinadas a la reforma agraria y programas de vivienda popular sin ninguna indemnización al propietario".

La reforma fue propuesta originalmente en 1995 y logró ser aprobada por el Senado en 2001. En 2004 fue votada en la Cámara de Diputados con una modificación que incluye también propiedades urbanas, por lo que requiere una nueva votación en la cámara baja para su aprobación final.

Dese 1994, cuando el gobierno brasileño comenzó a realizar operativos en busca de trabajadores en condiciones análogas a la esclavitud, fueron rescatados 41.660 empleados hasta 2011 y en lo que va de este año fueron encontrados 339 trabajadores en tales condiciones.

Las empresas debieron pagar desde entonces 68 millones de reales (35,6 millones de dólares al cambio actual) en indemnizaciones a los trabajadores, aunque Dutra se quejó de que los empleadores logran evitar pagar las multas que se imponen y hasta ahora ninguno de ellos ha sido encarcelado por el delito.

Se considera trabajo esclavo cuando los empleados son reclutados por la fuerza, viven en condiciones denigrantes, muchas veces a la intemperie, sin servicios sanitarios ni agua potable, no cuentan com condiciones básicas de seguridad e higiene y a menudo son pagados con comida. Los empleados son vigilados por hombres armados para evitar fugas.

El Ministerio de Trabajo dispone de un equipo que realiza inspecciones acompañado de diferentes cuerpos policiales para detectar la presencia de trabajo esclavo en áreas rurales.

No obstante, diputados de la bancada ruralista, que agrupa a unos 140 legisladores, se oponen al proyecto de enmienda constitucional por considerar que no incluye una definición clara de lo que constituye trabajo esclavo.

El diputado Rubens Moreira Mendes, líder de los ruralistas explicó a The Associated Press que "estamos contra la enmienda pero no por su contenido, eso tiene que quedar claro, sino porque falta una definición de trabajo esclavo".

Anunció que pediría el retiro del proyecto de la pauta de votaciones del martes para que sea retomada después de que presente su informe una comisión legislactiva que investiga el trabajo en condiciones análogas a la esclavitud.

"Lo ideal será suspender la votación hasta la conclusión de trabajos de la comisión sobre trabajo esclavo, porque ahi es donde vamos a tener toda la información" para hacer la reforma, declaró el legislador.

Al respecto, Dutra comentó que el Código Penal, la Constitución y la Declaración de los Derechos del Hombres de 1948, del cual Brasil es signatario, incluyen definiciones de lo que es trabajo degradante, por lo que en su criterio no se justifica el argumento de los ruralistas.

Moreira Mendes replicó que esos documentos definen trabajo degradante, trabajo excesivo y otras categorías pero no trabajo esclavo, que es diferente a las otras categorías.

Dutra inidicó que hasta jueves de la semana pasada tenía 190 votos asegurados de los 308 necesarios para su aprobación. De no alcanzar el número requeridos retiraría el proyecto de la agenda de votación para evitar su derrota.

"Yo soy optimista, estamos haciendo lo que tenemos que hacer", comentó el legislador. Recordó que un grupo de 80 artistas firmó una declaración de apoyo a la enmienda, incluyendo la actriz Fernanda Montenegro, el escritor y teólogo Leonardo Boff y los cantantes Chico Buarque y Caetano Veloso, varios de los cuales irán martes al Congres a apoyar el proyecto ante los legisladores.

Dutra agregó que sindicalistas estarán entre lunes y martes presionando a los diputados a apoyar la enmienda, al tiempo que la ministra de Derechos Humanos, Maria do Rosario Nunes, también realiza lobby a favor de su votación.