Andrew Luck continuará sus estudios — dentro y fuera del terreno de juego — después de su último día en el mini campamento de entrenamiento para novatos de la NFL.

Los reglamentos de la liga no permiten que el nuevo quarterback de los Colts regrese a las instalaciones del equipo sino hasta que termine sus clases en Stanford, lo cual ocurrirá el 7 de junio. Luck espera estar en Indianápolis al siguiente día para los entrenamientos previos al inicio de la temporada, pero está planeando asistir a la ceremonia de graduación en Palo Alto, California.

Entre tanto, los Colts han ofrecido realizar todo lo necesario para ayudar a Luck a aprenderse las jugadas.

El gerente general Ryan Grigson y el entrenador en jefe Chuck Pagano han discutido sobre sostener videoconferencias. Jim Irsay, propietario del equipo, ha ofrecido su avión y helicóptero para apoyar con la transportación. Y, por supuesto, Luck tiene además un puñado de receptores con los cuales trabajar en Stanford.