Los líderes de los comités de inteligencia de la Cámara de Representantes y el Senado declararon el domingo que el Talibán ha cobrado fuerza desde que el presidente Barack Obama envió en el 2010 33.000 soldados de refuerzo a Afganistán.

La senadora demócrata Dianne Feinstein y el representante republicano Mike Rogers pusieron en duda el juicio emitido la semana pasada por Obama durante su sorpresiva visita a Kabul de que "ha cambiado la marea" y de que "hemos desarticulado la ascensión del Talibán".

En una entrevista conjunta, Feinstein y Rogers dijeron a la cadena de televisión CNN que no están seguro de que esa sea la verdad. Ambos regresaron recientemente de una gira por la región, donde se reunieron con el presidente afgano Hamid Karzai.

"El presidente Karzai cree que el Talibán no volverá. No estoy tan segura", manifestó Feinstein. "El Talibán tienen en muchas provincias un sistema de gobernadores encubiertos".

Al preguntársele si concuerda con la tesis de la Casa Blanca de que la capacidad del Talibán ha sido reducida desde el "refuerzo" militar enviado por Obama, Feinstein respondió que "creo que ambos (Rogers) creemos que el Talibán ha recuperado fuerzas".

Más de 1.800 soldados estadounidenses han muerto en una década de guerra afgana. Unos 88.000 militares de la fuerza expedicionaria siguen en el país, comparados con los 100.000 del año pasado. Para fines del tercer trimestre, más efectivos abandonarán Afganistán y el resto para fines del 2014.

La senadora indicó que le hubiese gustado entrevistarse con el liderazgo de Pakistán y solicitar que colabore con más brío para desarticular la red Haqqani. Feinstein indicó anteriormente que la legislación para limitar de forma tajante la ayuda estadounidense a Pakistán pasaría con facilidad en el Congreso.

Rogers agregó que concuerda con Feinstein en que el primer paso debería ser que Estados Unidos declare que el grupo Haqqani es una red terrorista y "tomar medidas contundentes" para desarticular sus operaciones.