Autoridades mexicanas informaron el viernes que descubrieron los cadáveres de 23 personas colgados de un puente y otros decapitados en Nuevo Laredo, ciudad fronteriza con Estados Unidos.

Nueve víctimas, incluidas cuatro mujeres, fueron colgadas de un puente el viernes, según un comunicado de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas.

Horas después, autoridades encontraron en una camioneta abandonada en una zona residencial bolsas de plástico que contenían 14 cadáveres de hombres decapitados. La policía encontró después tres hieleras cerca del palacio municipal con las cabezas de las víctimas, según el comunicado.

Las autoridades desconocen si los dos eventos están relacionados.

La ciudad es un enclave del Cártel de los Zetas del narcotráfico, uno de los dos más poderosos de México. Nuevo Laredo ha sido escenario de un atroz enfrentamiento por el control de territorios entre los Zetas y su otrora aliado, el Cártel del Golfo, quien formó una alianza con el cartel de Sinaloa para enfrentarse a los ex miembros de un cuerpo de élite del ejército.

Hace nueve años, fue en Nuevo Laredo donde comenzó una lucha entre los carteles de Sinaloa y el Golfo que desató una ola de violencia que causó miles de muertes. En 2003, el líder del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas, fue arrestado y el líder del cártel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán trató de tomar control de Nuevo Laredo, desatando una sangrienta batalla.

La ciudad fronteriza de plazas a la sombra de árboles y restaurantes que asemejan haciendas se transformó después de ese año, mientras los Zetas, que eran el brazo armado del cartel del Golfo, y miembros del cartel de Sinaloa, iniciaban balaceras a plena luz del día y a veces lanzaban granadas.

El entonces presidente Vicente Fox envió a cientos de soldados y agentes federales.

Los Zetas finalmente ganaron esa batalla y han controlado la ciudad ejerciendo miedo y amenazando a la policía, reporteros y otras autoridades, y extorsionando a negocios como restaurantes y agencias de automóviles. Su separación del cártel del Golfo en 2010 desencadenó más violencia en la región noreste de México.

En semanas recienes se han incrementado los ataques en la ciudad frontera con Laredo, Texas. En abril, los cuerpos mutilados de 14 personas fueron descubiertos en un vehículo en el centro de la ciudad. El cartel de Sinaloa asumió responsabilidad en un mensaje firmado por su líder Guzmán, según fotos publicadas en blogs dedicados a noticias del narcotráfico.

Medios locales publicaron en sus sitios de internet el viernes fotos de los nueve cadáveres sangrientos colgando de un puente en la ciudad, con un mensaje amenazante al cartel del Golfo.

El secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, se reunió con el gobernador del estado Egidio Torre Cantú el viernes, y acordaron aumentar el patrullaje de fuerzas de seguridad federales a partir de las matanzas, según un comunicado de la secretaría.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino