La Corte Nacional de Justicia archivó el sábado una denuncia presentada contra el presidente Rafael Correa por la supuesta comisión de un delito de lesa humanidad durante la revuelta policial de septiembre de 2010, que dejó un saldo de 10 muertos y varios heridos.

Luego de tres horas de audiencia, el conjuez de la corte Richard Villagómez, quien calificó a la demanda de "temeraria y maliciosa", desestimó la acción legal presentada en agosto de 2011 por el asambleísta de oposición Cléver Jiménez, el ex sindicalista petrolero Fernando Villavicencio y el dirigente de los médicos de la provincia de Pichincha Carlos Figueroa, informó un comunicado de la Fiscalía General del Estado.

Los demandantes acusaron a Correa de "haber ordenado disparar al ejército" en las inmediaciones y en el interior del Hospital de la Policía Nacional durante un operativo militar que logró rescatarlo tras permanecer retenido por miembros de la policía durante unas 10 horas.

Según el Fiscal del Estado, Galo Chiriboga, no se encontraron fundamentos para la imputación del delito penal como se aseguró en la denuncia, agregó el informe.

El 30 de septiembre de 2011 los efectivos policiales reclamaban reivindicaciones laborales. Los incidentes registrados durante aquella jornada fueron calificados por el mandatario como un intento fallido de golpe de Estado.