El presidente del Comité Olímpico Australiano, John Coates, justificó la controversial selección del nadador Nick D'Arcy para los Juegos Olímpicos de Londres ante acusaciones de un supuesto acuerdo secreto para incluirlo en el equipo.

D'Arcy, considerado firme candidato a medallas en los 200 metros mariposa en Londres, se perdió las olimpíadas de Pekín en el 2008 y el campeonato mundial en Roma en el 2009 después de ser condenado por agredir al ex nadador Simon Cowley en un bar en Sydney en marzo del 2008.

Se le ordenó pagar 370.000 dólares en daños y costos pero se declaró en quiebra.

Cowley, cuyo rostro tuvo que ser reconstruido quirúrgicamente después de la agresión, dijo en una versión que publican varios periódicos australianos el sábado que los dirigentes de la natación australiana hicieron un trato secreto para permitir el retorno de D'Arcy al equipo pese a los problemas éticos.

"No hubo ningún acuerdo con nadie en lo que a mí respecta", afirmó el presidente de la asociación australiana David Urquhart el sábado.

"Estamos satisfechos de que haya aprendido su lección y que comprenda los estándares requeridos para ser miembro de nuestro equipo", dijo Coates.