Una carga explosiva detonada el sábado en un lavadero de coches en la ciudad norteña de Alepo mató por lo menos a cinco personas, dijeron los activistas, mientras que otro artefacto en la capital destruyó nueve vehículos.

Los ataques dinamiteros han proliferado en las dos ciudades más importantes de Siria al aumentar la militarización del levantamiento contra el régimen del presidente Bashar Assad. Muchos miembros de la oposición han empuñado las armas desde que estallaron las protestas callejeras en marzo del 2011, y combaten ahora regularmente con las fuerzas gubernamentales en todo el país.

Empero, Alepo y Damasco siguen mayormente en poder de Assad, sacudidas de vez en cuando por atentados dinamiteros dirigidos contra edificios del ejército y fuerzas de seguridad.

La ONU sostiene que más de 9.000 personas han sido muertas desde que comenzó el levantamiento hace 14 meses.

El atentado del sábado en Alepo, la segunda ciudad de Siria, destrozó un lavadero de coches y mató a seis personas, dijo vía Skype el activista de Alepo Mohammed Saeed. Agregó que el negocio atacado en el barrio meridional de Sukari es propiedad de un hombre que sirve en las milicias pro gubernamentales.

El grupo activista Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres, dijo que cinco personas murieron en el ataque.

Un muchacho de 16 años fue baleado el viernes durante una protesta callejera, al día siguiente que cuatro universitarios fueron abatidos durante un allanamiento de los dormitorios universitarios.

Igualmente el sábado, una carga explosiva colocada en los bajos de un vehículo militar fue detonada en la capital, dañando nueve automóviles.

La explosión sacudió un barrio céntrico cerca de una cooperativa militar de alimentos, dejando un cráter en la calle, según un reportero de The Associated Press que visitó el lugar.

Nadie se atribuyó la responsabilidad del atentado.

A principios de semana, los ataques contra un cuartel y el banco central causaron nueve muertos y 100 heridos.

En las afueras de la capital, tanques y tropa peinaron unos campos aledaños cerca del barrio de Barzeh, en el norte, y Hamouriya, en el este, dijo el activista Omar Hamzeh vía Skype.

___

El redactor de Associated Press Albert Aji contribuyó a este artículo desde Damasco.