El entrenador de los Knicks de Nueva York, Mike Woodson, cree que Amare Stoudemire jugará el domingo contra el Heat de Miami en el cuarto partido de la serie de primera ronda de los playoffs de la NBA.

El Heat tiene ventaja de 3-0 y puede barrer la serie, por lo que los Knicks recibieron una excelente noticia cuando Stoudemire pudo practicar el viernes con una venda en su lesionada mano izquierda. El ala-pívot se cortó la mano cuando golpeó un vidrio que protegía un extintor de incendios tras el segundo partido.

Stoudemire dijo que todavía está en duda y que no se ha recuperado completamente tras ser operado el miércoles, pero indicó que está contento por volver a entrenar con sus compañeros y dijo que la lesión pudo haber sido mucho peor.

Los Knicks perdieron el jueves 87-70 en Nueva York, un partido que Stoudemire observó desde la banca.

"Son un jugador de equipo, y ahora tenemos que conseguir una victoria", señaló Stoudemire. "El domingo tenemos que jugar lo mejor posible para conseguir un triunfo, así que quiero estar ahí para ayudar a mis compañeros y también por los fanáticos que me apoyaron".