LOS ANGELES- Los nuevos Dodgers de Magic Johnson tienen nuevas energías y son líderes de su división con un buen margen. Tienen al gran Matt Kemp, el mejor pelotero de la actualidad, y al Cy Young Clayton Kershaw. ¿Qué les faltaba? Pues alguien como Bobby Abreu.

El poderoso venezolano cumplió con su objetivo de dejar los Angels para irse a un equipo exitoso, y ni siquiera tuvo que cambiar de ciudad.

Los Dodgers necesitaban a un bateador poderoso que les diera profundidad y que estuviera dispuesto a ser designado y emergente, especialmente cuando el inicialista rival fuera derecho.

Y con el 'comedulce' encontraron justo lo que necesitaban. Abreu parece estar satisfecho con el equipo al que llegó y está completamente conforme con el rol que cumplirá. Fue un buen negocio para todas las partes.

"Él sabe que no viene aquí a jugar todos los días", expresó el manager Don Mattingly, "pero tampoco lo veo como alguien que solo vaya a ser bateador emergente".

Mientras tanto, Abreu se mostró contento con la forma en que lo recibió el equipo: "No tengo ningún problema con la función que debo cumplir. Me dijeron las cosas como son, claras y a la cara, como debe ser".