El cantante Bobby Brown, exmarido de Whitney Houston, rechazó hoy las acusaciones que le señalan como responsable de la adicción a las drogas de la artista, que falleció en febrero tras haber consumido cocaína, en una entrevista para el programa Today de NBC.

Brown aseguró que los narcóticos formaban parte de la vida de la intérprete de "I Will Always Love You" antes de que iniciaran una relación sentimental que terminó en un tormentoso matrimonio que duró 14 años.

En 2007 Houston solicitó el divorcio entre acusaciones de malos tratos y abuso de drogas.

"Yo no me colocaba (con drogas duras) antes de conocer a Whitney. Fumaba cannabis, bebía cerveza, pero no, yo no fui el que metió a Whitney en las drogas, para nada", dijo Brown, de 43 años.

El artista indicó que le hace "sentir terrible" que los fans piensen que la vida de la protagonista de "The Bodyguard" (1992) comenzó a empeorar cuando iniciaron su relación.

"Pienso que si cualquiera nos hubiera conocido, hubiera pasado tiempo con nosotros en lugar de mirar a través de la burbuja, sabrían cómo nos sentíamos el uno por el otro. Sabrían cómo de felices éramos juntos", explicó Brown, quien tuvo una hija con Houston, Bobbi Kristina Brown.

Whitney Houston falleció el pasado 11 de febrero en Los Ángeles a los 48 años por un ahogamiento accidental en la bañera de su habitación de un hotel en Beverly Hills después de haber consumido cocaína, según determinó la autopsia.

Houston y Brown se casaron en 1992, en el momento cumbre de la carrera de la actriz y cantante.

En 2009, Houston admitió sus adicciones a la cocaína y a la marihuana en televisión y dijo estar rehabilitada, aunque finalmente se descubrió que nunca llegó a superar ese problema.

El pasado 26 de marzo, Brown fue detenido por conducir ebrio en Los Ángeles, en 1996 había pasado ya 8 días entre rejas por un delito similar en el estado de Georgia (EE.UU.).

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino