¿Habrá zapato con suela roja que se luzca mejor que uno de Christian Louboutin?

Al diseñador francés de calzado, quien defendió apasionadamente el lunes su lucha en la corte por proteger sus famosas suelas rojas y brillantes, le parece que no.

Louboutin se encontraba en Londres para inaugurar una gran exhibición retrospectiva en el Museo del Diseño con motivo del 20o aniversario de su sello y habló con reporteros sobre sus inspiraciones y su ascenso al éxito mundial. Aunque también aprovechó para criticar a la casa de modas francesa Yves Saint Laurent y su empresa matriz PPR, a la que demandó por violación de marca en una corte federal de apelaciones estadounidense, donde un panel de jueces debe tomar una decisión en el caso.

"Lo que PPR hace por medio de Yves Saint Laurent es violar mi marca, lo que me parece increíblemente ofensivo", dijo Louboutin a The Associated Press.

Los abogados de Louboutin han comparado su marca registrada de zapatos a una que Tiffany & Co. tiene para cajas azules, lo que desató el debate sobre si un diseñador puede ser propietario de un color.

El creador de 49 años, vestido con una chaqueta de lana roja, jeans y zapatos de cuero con metal en la punta (diseñados por él mismo) argumentó que sus rivales se equivocan al acusarlo de tratar de monopolizar el color rojo.

"No soy propietario de un color, soy dueño de un color específico en un lugar específico", dijo sobre sus características suelas.

Una corte estadounidense menor rechazó la solicitud de Louboutin para impedir la venta de unos zapatos de YSL rojos por todos lados, incluyendo las suelas.

El calzado de Louboutin es uno de los más característicos en el mundo de la moda y ha sido portado por celebridades que van desde Angelina Jolie hasta la primera dama francesa Carla Bruni. Su estilo más popular tiene un taco de 12 centímetros (5 pulgadas).

"Los zapatos son objetos de placer", dijo Louboutin, aunque sus tacones son, además de vistosos, famosamente incómodos.

Los tacones bajos pueden ser atractivos a veces, dijo, pero el confort no es algo que busca.

"No estoy en contra de la comodidad, pero no me gusta la idea de que mis zapatos evoquen comodidad", dijo.

Aunque aclaró que no apoya la idea de las cirugías de pie apodadas en inglés "Loub-jobs" en su honor, para reducir el dolor causado por los tacones: "Honestamente no creo que sea una buena idea".

La exposición retrospectiva en el Museo de Diseño de Londres retrata el acenso de Louboutin de adolescente fascinado por los vestuarios con plumas de las bailarinas en los cabarets de París a sus inicios en YSL y Chanel, y la apertura de su primera boutique en 1991. También incluye creaciones diseñadas para una exposición de 2008 con el director de cine David Lynch que examina a los zapatos como fetiches.

Louboutin considera a Kate Moss su ícono del estilo inglés, pero dijo que la reina Isabel II sería una clienta interesante que le representaría un reto.

"Es una mujer, es una reina, es un concepto completo", dijo. "Es todo un símbolo".

La exhibición estará abierta al público desde el martes hasta el 9 de julio.

___

En internet:

http://designmuseum.org/

___

Sylvia Hui está en Twitter como http://twitter.com/sylviahui