Todas las partes que están en conflicto en el norte de Malí han cometido crímenes de guerra que incluyen ejecuciones sumarias, violaciones y el uso de niños soldados en el último mes, denunció el lunes una importante organización de derechos humanos.

Human Rights Watch afirmó que los rebeldes tuareg violaron a niñas, extremistas islámicos dieron azotes en público y las fuerzas del gobierno detuvieron arbitrariamente a tuaregs.

Los militares, que cayeron en el caos después de un golpe de Estado en la capital, huyeron de los poblados importantes del norte del país a finales de marzo.

El área fue rápidamente capturada por los rebeldes tuareg que quieren un Estado independiente en el norte de Malí y los extremistas islámicos que quieren imponer la ley sharia.

Human Rights Watch hizo un llamado a los líderes para frenar los abusos y castigar a los responsables de los crímenes.