Las autoridades griegas inauguraron el primer centro de detención para inmigrantes que no tengan autorización para estar en el país conforme a una nueva campaña iniciada justo antes de las elecciones generales del domingo.

La policía dijo que decenas de inmigrantes fueron trasladados el lunes al reclusorio de Amygdaleza, en la parte norte de Atenas. Las primeras 56 personas fueron internadas el domingo, en un centro con capacidad para 1.200 detenidos.

Los vecinos realizaron protestas por considerar que el centro contribuirá a la delincuencia en la zona.

Grecia es el principal punto de entrada de decenas de miles de inmigrantes que buscan una vida mejor en la Unión Europea. Las autoridades sostienen que 500.000 llegaron ilegalmente al país en los últimos tres años.

La ola de inmigrantes ha coincidido con un marcado aumento de la delincuencia violenta y la inmigración ilegal es un importante tema en con vistas a los comicios generales del domingo.