Los estadounidenses frenaron en marzo sus gastos, indicio de que les preocupa el lento crecimiento de sus ingresos.

El Departamento de Comercio dijo el lunes que el gasto del consumidor aumentó 0,3% el mes pasado tras hacerlo 0,9% en febrero.

En tanto, los ingresos crecieron 0,4% tras un aumento de 0,3% en febrero. Empero, los ingresos netos, tras el pago de impuestos y ajustados por la inflación, lo hicieron solamente un 0,2% en marzo, tras dos meses de contracción.

El gasto consumidor suma en Estados Unidos el 70% de la actividad económica. Creció un 2,9% en el primer trimestre, la mejor actuación en más de un año. Empero, algunos consumidores podrían haber reducido sus gastos debido a escaso aumento de los salarios y una notable reducción en la contratación laboral el mes pasado.

"Los salarios deben crecer a un ritmo más rápido para evitar la desaceleración del gasto de los consumidores", dijo el economista Paul Dales, de la firma Capital Economics. Dales agregó que el informe del viernes sobre la contratación laboral en abril es un indicio crucial de la marcha emprendida por la economía estadounidense.

El gobierno informó el viernes que la economía en general creció a un ritmo anual del 2,2% en el primer trimestre, frente al 3% en el último del 2011. Esa debilidad refleja mayormente las reducciones en algunos sectores del gasto público y menores inversiones privadas.

En marzo, los consumidores gastaron un 0,9% más en bienes no duraderos, como ropa. El gasto en bienes duraderos, como automóviles y electrodomésticos, bajó un 0,3%, mientras que el gasto en los servicios como empresas públicas y el alquiler permaneció mayormente inalterado.

En marzo, la inflación subió un 0,2% y en los últimos 12 meses ha ganado un 2,1%, frente a la previsión de la Reserva Federal del 2%.