La contratación de prostitutas por parte de agentes del Servicio Secreto estadounidense en Colombia no abrió fisuras en la seguridad que rodea al presidente de Estados Unidos, afirmó el domingo el máximo asesor de contraterrorismo de la Casa Blanca

John Brennan agregó que las medidas disciplinarias implementadas contra los agentes presuntamente mezclados indican que el Servicio Secreto adoptará cuanta medida sea necesaria para garantizar que las potenciales amenazas no puedan "penetrar el escudo de protección que rodea al presidente".

Ocho agentes del Servicio Secreto fueron despedidos y otros tres disciplinados por su comportamiento en Colombia, donde llegaron para preparar la visita a Cartagena del presidente Barack Obama.

El organismo adoptó nuevas normas de conducta para sus agentes, incluyendo la prohibición de alternar con extranjeras en sus habitaciones hoteleras.

Brennan habló el domingo con la cadena de televisión CNN.