El abridor venezolano Freddy García perdió su puesto en la rotación de los Yanquis de Nueva York y deberá ahora desempeñarse desde el bullpen.

García cambió de papel el domingo, un día después de que permitió seis carreras a los Tigres de Detroit en una entrada y dos tercios, lo que elevó a 12.51 su efectividad.

"No me sorprende", afirmó García. "Si juegas aquí en Nueva York, esperan que lances bien... No es que vayan a esperar a que seas bueno".

Sentado frente a su casillero en un vestidor casi vacío, García se encogió de hombros y se movió nerviosamente en su silla, evidentemente exasperado con su situación.

"Otra parte de mi vida a la que tengo que hacer frente", dijo. "Siempre que tenga que lanzar lo haré".

Recompensado con un contrato por un año y cuatro millones de dólares después que la campaña pasada registró foja de 12-8 y un promedio de carreras limpias admitidas de 3.62 para Nueva York, García ha sido el peor en una floja rotación que se pensaba era una fortaleza para los Yanquis antes de empezar la temporada.

Pero el dominicano Michael Pineda, adquirido después de la campaña pasada, empezó la temporada en la lista de lesionados y requiere cirugía en el hombro, lo cual lo dejará fuera todo el año. Y Phil Hughes y García han tenido un desempeño terrible. Hughes va de 1-3 con 7.88 de efectividad.

El manager Joe Girardi ha indicado que el novato David Phelps es un candidato probable para ser abridor si hay una vacante en la rotación. Phelps comentó que aún no le habían dicho nada al respecto.

Andy Pettitte realizará una apertura para el equipo Tampa de la liga Clase A y podría necesitar una o dos aperturas más en ligas menores antes de estar listo para unirse a la rotación.

Para ayudar a su bullpen, los Yanquis llamaron del equipo Scranton-Wilkes/Barre de la Triple A al lanzador derecho D. J. Mitchell y enviaron a Cody Eppley a su principal club de las menores. Eppley y Phelps lanzaron tres entradas cada uno el sábado.