Hombres armados mataron al menos a 21 personas el domingo en un par de ataques coordinados contra servicios religiosos cristianos en una universidad y una iglesia en el norte de Nigeria, donde los feligreses trataron de huir presas del pánico, dijeron testigos y funcionarios.

El primer ataque ocurrió el domingo por la mañana en la sección antigua de los predios de la Universidad Bayero, en la ciudad de Kano, cuando se oficiaban misas católicas en edificios de la escuela. En el lugar, el grupo armado mató al menos a 16 personas e hirió a otras 22, de acuerdo con un funcionario de la Cruz Roja nigeriana.

En un atentado posterior en Maiduguri, ciudad en el noreste del país, un grupo de hombres armados abrió fuego contra una capilla de la Iglesia de Cristo y mató a cinco personas, entre ellas un pastor que preparaba la Comunión, de acuerdo con testigos.

Ningún grupo se atribuyó la responsabilidad de los ataques, aunque guardan similitudes con otros que se atribuyó el grupo islamista llamado Boko Haram. En enero, el grupo realizó ataques coordinados en Kano en los que murieron por lo menos 185 personas.

El ataque en la universidad se perpetró cerca de un teatro antiguo y auditorios donde las iglesias locales oficiaban misa, informó el jefe de la Policía del estado en Kano, Ibrahim Idris. Los agresores ingresaron a la universidad a bordo de motocicletas para luego arrojar pequeños explosivos elaborados con latas, dijo Idris.

Los feligreses corrieron en su intento de huir, sólo para ser baleados por los hombres que los esperaban en el exterior de los edificios, agregó el jefe de Policía.

"Para cuando llegamos al lugar, habían montado en sus motocicletas y desaparecido en el vecindario", indicó Idris.

La ciudad de Maiduguri, donde se suscitó el segundo ataque, es donde Boko Haram llegó a tener su mezquita principal.