El periodista francés, que desapareció durante unos combates en una zona rural del sur de Colombia, está herido de bala en un brazo y los militares informaron el domingo que desconocen su paradero exacto.

"A esta altura (del domingo) solamente hay una persona desaparecida... que es el corresponsal de guerra en Colombia desde hace 12 años, el periodista francés Romeo Langlois", dijo el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón.

El sábado durante los choques armados entre la tropa y los rebeldes en una zona del sur colombiano, Langlois, de 35 años, "estuvo buena parte del tiempo con las tropas incluso en medio del combate. Lo que me narra el personal que estuvo con él hasta el último instante, es que algún momento Romeo fue impactado por una bala en su brazo izquierdo, fue herido", dijo Pinzón a los reporteros en una base militar al sur del país.

"En medio de la tensión y la presión que allí se vivía pues seguramente (Langlois) tomó la determinación de quitarse su casco, quitarse su chaleco y al manifestar o señalar que era población civil, desplazarse hacia el área desde donde disparaban los guerrilleros. Esa es toda la información que tenemos sobre él, no sabemos a ciencia cierta en este momento que más ocurrió con él", añadió el ministro.

En París, el canciller Alain Juppé dijo que Langlois "fue secuestrado durante un enfrentamiento entre la tropa colombiana y las FARC" o Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Pero no dio detalles sobre la identidad de los captores o el paradero del periodista.

El ministro colombiano Pinzón fue cauteloso y no responsabilizó cien por ciento a las FARC ni habló de secuestro.

"En el caso del periodista Romeo Langlois lamentamos mucho lo ocurrido", indicó Pinzón.

Aunque dijo que "es necesario exigirle a la(s)... FARC, si lo tiene, que debe respetar su vida y que tiene que hacerse responsable por cualquier situación que le ocurra a este individuo, si es que lo tiene en su poder".

En caso de confirmarse un secuestro del reportero por parte de las FARC iría en contravía del anuncio hecho por la jefatura rebelde en febrero pasado cuando aseguró que cesaría cualquier retención con fines extorsivos.

"No sabemos nada nuevo" sobre el paradero o estado del francés, dijo el periodista italiano Simone Bruno en diálogo telefónico desde una base militar cercana a la zona del incidente. El italiano aseguró que Langlois es soltero y sin hijos y dijo conocerlo desde que cada uno llegó por su cuenta a Colombia.

Bruno, que es amigo y compañero de Langlois desde hace nueve años, explicó que viajarían juntos a realizar el reportaje; sin embargo, Bruno tenía proyectos pendientes en Bogotá, donde radica hace 10 años, y regresó el jueves desde la base a la capital colombiana, dejando a Langlois esperando la partida del contingente de la fuerza pública para el operativo antidrogas el sábado.

"Hablamos (por teléfono) el viernes por la noche, le dije que me avisara cuando regresara" de los operativos a la base, aseguró Bruno, de 40 años.

Avisado por colegas y amigos de los combates del sábado, Bruno dijo que "me asusté, comencé a llamarlo", pero no atendía su celular y voló de regreso a la base el domingo para pedir información a las autoridades.

Indicó que es la primera vez que Langlois resulta herido, que desconocen cuán grave puede ser el balazo que recibió y, que aparte de cubrir Colombia, el reportero francés ha estado varias veces en México y tenía planes de viajar a Siria.

"Pocos periodistas conocen el conflicto colombiano como Romeo... (ha hablado) con todos los actores y de forma muy imparcial", aseguró.

Bruno cree que su amigo y colega puede estar en manos de las FARC, "pero realmente no lo sé".

El vocero del ministerio francés Romain Nadal indicó que su gobierno extrema su prudencia en todos los casos de secuestro para proteger la seguridad de las víctimas.

Langlois acompañaba a la tropa en una misión de antinarcóticos en el departamento de Caquetá, al sur colombiano.

Desapareció el sábado tras un combate con la guerrilla en el que murieron tres soldados y un policía, en la zona rural del municipio de La Montañita, en Caquetá, a unos 390 kilómetros al suroeste de Bogotá, dijo Pinzón.

La unidad compuesta por militares, policías y el reportero francés habían estado temprano el sábado en la destrucción de un laboratorio de cocaína y después fueron a otro laboratorio cuando fueron sorprendidos los guerrilleros que brindaban protección a esa instalación, narró el ministro colombiano.

En los combates también resultaron heridos otros seis uniformados y 17 salieron ilesos, dijo Pinzón. Estimó que al menos un rebelde murió.

Aseguró que los rebeldes disparan, algunos vestidos de civil, desde casas cercanas.

Debido a malas condiciones del tiempo, dijo el ministro sin precisar si era lluvia o espesas nubes, la unidad con la que estaba el reportero francés no pudo recibir refuerzos de inmediato y que además en medio de los choques las tropas se fueron dispersando en diferentes direcciones en medio de la espesa selva.

En combate "fue a corta distancia en algunos momentos", indicó Pinzón.

La televisora francesa France 24 dijo en un comunicado emitido el domingo que Langlois estaba trabajando como colaborador independiente en Colombia.

"Sabemos que es una región peligrosa. Por supuesto estamos preocupados, pero confiamos en Romeo, quien conoce bien el área y tiene mucha experiencia. Esperamos que esté a salvo", dijo en el comunicado Nahida Nakad, jefa de editores de noticias internacionales de la cadena.

Langlois, quien también escribe para el diario francés Le Figaro, tiene experiencia en la región y en cubrir a las FARC, indicó a la AP un funcionario de la cancillería francesa.

El caso más reciente de extranjeros retenidos se registró en enero del 2003, cuando el fotógrafo Scott Dalton y la periodista Ruth Morris, ambos estadounidenses hacían un reportaje para el diario Los Angeles Times y fueron retenidos por 12 días en la región noreste de Saravena por el Ejército de Liberación Nacional, la segunda fuerza insurgente de Colombia. Tras su liberación, los periodistas dijeron que había sido retenidos por razones políticas.

_________

Los corresponsales de Associated Press Angela Charlton en París y Libardo Cardona y Arturo Robles en Bogotá contribuyeron a esta información.