Arabia Saudí dijo el domingo que no hay prueba alguna que ligue a la familia de Osama bin Laden deportada al reino con actividades terroristas.

La declaración indicó que Arabia Saudí aceptaría acoger a la totalidad de la familia deportada, 14 personas, incluyendo tres esposas e hijos menores del fallecido líder de al-Qaida. Fueron deportadas el viernes por las autoridades de Pakistán.

La agencia noticiosa estatal Saudi Press dijo, según una fuente oficial, que no hay pruebas de que la familia estuviese mezclada en "actividad delictiva o ilegal alguna".

Una de las viudas es yemení y las otras dos son ciudadanas saudíes.

Un familiar de la viuda yemení, que habló desde Yemen y pidió no ser identificado, dijo el viernes que Amal Ahmed Abdel-Fatah al-Sada quiso quedarse en Arabia Saudí con sus cinco hijos en lugar de regresar a su país, empobrecido y devastado por la violencia. El familiar agregó que la familia bin Laden le proporcionará una casa y gastos de subsistencia.

Al-Sada y otras dos viudas de bin Laden salieron por avión de Pakistán la madrugada del viernes después de semanas de negociaciones sobre sus deportaciones.

Bin Laden fue muerto hace un año por comandos navales estadounidenses en su refugio de Pakistán. Arabia Saudí derogó la ciudadanía de bin Laden en 1994 por sus acusaciones contra la familia real saudí.